Enjuague bucal: todos nuestros consejos para elegirlo y utilizarlo correctamente

Azul, amarillo, rojo, el enjuague bucal es desde hace algunos años un producto de cuidado dental de pleno derecho para muchas personas. Mal aliento, encías dolorosas, dientes que desearíamos más blancos… ¡y se invita a entrar en nuestro baño!

Muchas personas lo utilizan además del cepillado diario de los dientes. ¿Pero es una buena idea? DolorDental.Net ha investigado el asunto. Por eso hemos querido saber cuándo lo prescribe un dentista, cómo utilizarlo, cuál elegir o cómo hacer tu propio producto casero.

¡Así que aquí está nuestra guía completa de este producto que se está convirtiendo cada vez más en parte de la rutina dental de muchas personas!

¿Por qué tiene tanto éxito?

El enjuague bucal ha invadido las estanterías de los supermercados y se promociona en farmacias y parafarmacias. Entonces, ¿por qué es un éxito y por qué mucha gente jura por él?

Antes de responder a esta pregunta, vamos a presentarte los dos tipos de enjuagues bucales:

Como tratamiento terapéutico

En este caso, es prescrito por tu dentista por una razón específica. Puede ser una prescripción para curar una herida, tras una cirugía dental u oral, o para combatir una inflamación o infección.

Debes tomarlo durante un periodo corto de tiempo y según la prescripción de tu dentista.

Como tratamiento de mantenimiento

Mucha gente lo utiliza para prevenir las caries, el mal aliento, el sangrado de las encías o simplemente para conseguir una sensación de boca fresca y sana, ¡especialmente si tienes la boca seca!

¿Por qué está creciendo su éxito? Los enjuagues bucales responden a necesidades específicas y, para muchas personas, son el remedio para combatir o prevenir las «pequeñas molestias» en la boca. De hecho, hay un producto para cada necesidad y cada problema.

¿Cómo utilizarlo y con qué frecuencia?

El enjuague bucal debe utilizarse después de cepillarse los dientes. Según las instrucciones del fabricante, debes introducir una dosis en la boca y mantenerla durante al menos 30 segundos antes de escupirla. Se puede empezar de nuevo hasta que no haya más en el vaso medidor. No te enjuagues la boca después.

La frecuencia de uso depende del producto que haya adquirido. Si contiene alcohol, por ejemplo, no lo utilice durante más de una o dos semanas seguidas.

Por otro lado, si has hecho un enjuague bucal casero o has comprado un enjuague bucal natural, nada te impide utilizarlo a diario.

¿Cómo elegirlo?

Cada trastorno dental, cada patología tiene su correspondiente enjuague bucal.

  • Para luchar contra la formación de la placa dental, reducir la inflamación o disminuir la proliferación bacteriana, elija un producto que contenga antisépticos.
  • Para el tratamiento de la gingivitis, opte por un producto concentrado en antiséptico. Tenga en cuenta que algunos son reembolsados por la Caisse d’Assurance Maladie.
  • Para enmascarar el mal aliento, prefiera un producto que contenga ingredientes neutralizantes.
  • Para una simple sensación de confort y frescura, recomendamos elegir un enjuague bucal natural, ecológico o casero. Esto le permitirá utilizarlo todos los días sin riesgo.

Enjuague bucal antiséptico: ¿cuándo utilizarlo?

Un enjuague bucal antiséptico puede ser recetado por su dentista, pero también es posible encontrarlo sin receta en una farmacia, por ejemplo. Los enjuagues bucales antisépticos suelen contener clorhexidina y hexetidina, que son ingredientes activos altamente dosificados.

Son especialmente útiles para tratar diversas infecciones e inflamaciones de la mucosa oral. Si le han operado, le recetarán un producto antiséptico para evitar el desarrollo de gérmenes malos.

Utilizándolo dos veces al día, experimentarás una reducción del dolor en el caso de un absceso dental, por ejemplo, y un alivio de las encías inflamadas. No se recomienda su uso durante más de dos semanas para no alterar la flora bucal.

¿Por qué elegir un enjuague bucal natural?

Porque no contiene agentes agresivos para nuestros dientes, a diferencia de los que contienen alcohol, por ejemplo.

Las gárgaras hechas con productos que se encuentran en farmacias o supermercados pueden provocar manchas en la lengua, atacar el esmalte de los dientes o provocar trastornos del gusto si no son naturales.

Tuvimos la oportunidad de probar el producto natural Aéra bio. Elaborado con esencias naturales, ofrece una óptima higiene bucal.

El hidrolato de menta y los aceites esenciales de árbol de té (antibacteriano, alivia las úlceras bucales y la gingivitis) y de verbena (suavizante y calmante) serán los nuevos aliados de tu higiene bucal. Para ahorrar en el precio de este producto, le aconsejamos que lo compre por Internet haciendo clic en el botón de abajo:

También puedes hacer tú mismo tus gárgaras naturales. Estas son algunas de las recetas encontradas por nuestro equipo:

Con agua de mar

  • Coge una botella vacía y vierte una cucharadita de sal marina.
  • A continuación, añade una gota de aceite esencial de tu elección para aportar un sabor agradable.
  • Añade 100 ml de agua mineral
  • Sólo hay que mezclar, asegurándose de que la sal se disuelva.
  • Después de cada cepillado, vierta un tapón de esta mezcla en la boca y deje pasar de 1 a 2 minutos antes de escupir.

Con aceites esenciales

  • En un frasco pequeño, vierte medio vaso de agua
  • Añade una cucharada de bicarbonato de sodio
  • A continuación, añade 4 gotas de aceite esencial de clavo, limón y menta.
  • Por último, añade 10 gotas de zumo de limón.
  • Mezcla antes de cada uso

Con vinagre de sidra

  • Vierte 25 cl de agua tibia en un vaso.
  • Añade una cucharadita de vinagre de sidra.

Hazlo una vez al día si tus encías están inflamadas.

Enjuague bucal de bicarbonato de sodio: sus ventajas

El bicarbonato de sodio es el único ingrediente que todos deberíamos tener en nuestros armarios. Económico, natural e hipoalergénico, este producto en forma de polvo blanco es muy eficaz para una higiene dental óptima. Estas son algunas de sus ventajas a la hora de hacer un enjuague bucal con bicarbonato:

Combatirá el mal aliento

El bicarbonato de sodio es muy conocido por su capacidad de neutralizar la acidez y por eso es muy bueno para prevenir el mal aliento porque combate la acidez del estómago.

Para ello, basta con verter una cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de agua. Añadir 2 pizcas de sal y hacer gárgaras durante 10 segundos y luego escupir. También se puede tragar.

Aliviará las úlceras bucales

¿Sueles tener úlceras en la boca? El bicarbonato puede ser un valioso aliado para ti porque calmará el dolor causado por el afta y acelerará su curación.

Diluir una cucharada de bicarbonato de sodio en medio vaso de agua fría y hacer gárgaras, también durante 10 segundos, antes de escupir.

Prevendrá las caries

Como probablemente sepas, el bicarbonato de sodio elimina las bacterias de la boca. Estas bacterias son las responsables de las caries.

Haz gárgaras de bicarbonato diluyendo una cucharada en un vaso de agua. Escúpelo después de 10 segundos.

Enjuague bucal casero: las ventajas

Hacer un enjuague bucal casero tiene muchas ventajas. La primera es, por supuesto, que conoces su composición. Este no es siempre el caso de los que se encuentran en las farmacias o los supermercados.

También te costará menos que comprarlo. Aunque los de las tiendas no sean excesivamente caros, no hay pequeños ahorros .

Tú eliges el sabor que quieres para tu producto casero. Puedes utilizarlo tantas veces como quieras y durante un largo periodo de tiempo. Al ser natural, es seguro para los dientes.

Puedes hacer un producto para cada miembro de la familia. ¿Tu marido se queja de que le sangran las encías? ¿Tu hija quiere tener los dientes más blancos? ¿Tu hijo tiene mal aliento? ¡Hacer un tratamiento natural es tan sencillo que puedes hacer uno para cada necesidad!

Conclusión

Utilizado como complemento del cepillado eficaz de los dientes, el enjuague bucal puede ser un aliado más para una perfecta higiene oral. Pero ten cuidado con el que elijas.

Para el uso diario y el confort que proporciona, escoge un producto sin alcohol, preferiblemente natural. No dudes en hacer los tuyos. Esto te permitirá saber exactamente de qué está hecho y te garantizará que no dañará el esmalte de tus dientes.

Deja un comentario

You cannot copy content of this page

pos4dslot

Togel Toto Macau